NO ENTERRAR NUESTRA RESPONSABILIDAD

La parábola de los talentos encierra una carga explosiva. Sorprendentemente, el “tercer siervo” es condenado sin haber cometido ninguna acción mala. Su error consiste en “no hacer nada”: no arriesga su talento, no lo hace fructificar, lo conserva intacto en un lugar seguro. La idea de Jesús sobre el  camino de la fe es la…